La mujer de bronce

El primer recuerdo que me viene del evento aquel, es que estaba parado en la acera de una calle poco transitada. Observaba una lejana lluvia encima de un mar bastante sombrío. No sé qué hora sería porque el cielo era engañoso. Por momentos pensé que era de noche, pero luego noté que la luz del sol, se colaba por un grupo de hendiduras entre las grises y densas nubes que cubrían el firmamento. Continuar leyendo “La mujer de bronce”

La escalera

Caminaba con mi perro como ya era frecuente, en el Parque Nacional La Sierra, isla de Margarita. Circulaba de manera despreocupada por un camino entre los árboles, hasta que llegué a un punto en donde me detuve a contemplar, una ancha escalera que se perdía cuesta arriba entre los árboles. Era ancha, de piedra pulida y limpia y no muy empinada. Me extrañó honestamente, suelo caminar semanalmente por ese parque y nunca la había visto. Continuar leyendo “La escalera”

Malas vibras

Cierto día una amiga me dijo que para eliminar las “malas vibras” de mi habitación, colocara un vaso con agua en mi mesa de noche. El tema vino porque le conté, que me estaba despertando en la madrugada con una sensación extraña, como que si alguien estuviese en la habitación observándome. Honestamente me pareció una tontería, pero viniendo de ella decidí hacerlo. Total, no arriesgaba nada y era gratis.

Continuar leyendo “Malas vibras”